Facebook - Fisioterapia Bernabeu Google+ - Clinica Bernabéu Twitter - Fisioterapia Elda Fisioterapia Petrer
Fisioterapia, osteopatía y recuperación deportiva. El tratamiento más eficaz es ponerse en nuestras manos. Teléfono : 650 180 504 Email: info@fisioterapiabernabeu.com C/ Jaime Balmes Nº 56 - cp: 03600 Elda

Modificaciones de la matriz tras el uso de CAPENERGY

La notable deformación de la matriz nos explica la acción del aparato. A la estimulación mecánica, de cualquier naturaleza posible, la sustancia fundamental reacciona absorbiendo la energía y transformándose en un sistema visoelástico. Cuando termina la estimulación externa, la distorsión mecánica que se la estimulación ha producido tiende a volver a las condiciones primitivas solo en parte inmediatamente. La porción residual de la modificación determinada por el estímulo es eliminada mucho más lentamente, dando lugar a un ciclo. Este ciclo de histéresis puede ser identificado con un trazado, cuya área representa la deformabilidad de la propia matriz.

La corriente inducida por CIM causa una notable variación del ciclo de histéresis de la matriz. Este cambio se produce por la inercia generada por las vibraciones del retículo molecular. El aparato provoca ionizaciones y los átomos que se liberan, resbalando los unos sobre los otros, se transmiten recíprocamente el movimiento y determinan una serie de ondas acústicas (fonones).

Una parte de la energía necesaria para el desplazamiento se transforma en energía vibratoria y, en consecuencia, en calor. Es exactamente el calor que se engendra endotérmicamente el que el paciente advierte cuando se utilizan potencias medias y altas. Además, la transmisión de la corriente a través de CAPENERGY, tal y como sucede con otros tipos de tratamientos que usan radiofrecuencia, se convirte en uno de los varios lenguajes informativos que circulan a través de la matriz. El impulso eléctrico natural circula a través de las vías nerviosas, llegando a la sinapsis donde, a través al neurotransmisor adecuado, el impulso accede a la fibra muscular.

En realidad, los mismos neurotransmisores son capaces de producir sustancia fundamental y, consecuentemente, están en disposición de influenciar el paso de la información.

El aparato es capaz de influenciar el tono basal del lecho capilar en el que la musculatura lisa por norma general emite potenciales acciones de modulación de frecuencia. Estas acciones determinan la relajación de los neurotransmisores por parte de los axones finales del simpático si se tiene una síntesis cíclica de ATP a partir de ADP con un ciclo rítmico de acuerdo con la contracción muscular. Con el mismo ritmo, se obtiene la afluencia de sustancias nutritivas, primero de la matriz y después del interior de la célula.

El uso del aparato permite repolarizar el tejido lesionado aportando el aporte metabólico necesario mediante el incremento del flujo arterioso y del deflujo venoso y linfático. Y, el factor más interesante, es el hecho que la energía necesaria proviene directamente del tejido interesado.

La diferencia de potencial que se registra entre el tejido enfermo hipóxico y el tejido sano bien oxigenado es comparable a aquella que se registra en una batería. De este modo, los vasos sanguíneos pueden compararse a cables conductores aislados a nivel de los capilares, que unen a su vez el tejido sano con el tejido enfermo. A través del transporte trasendotelial de los materiales y de la condución de electricidad en las conjunciones de las células endoteliales, existe una conexión con la sustancia fundamental. Se crea, así, una verdadera y propia “batería biológica”.

El mismo fenómeno se produce también en la leucoestasia, donde los leucocitos que disponen en la superficie de una carga eléctrica negativa, se recogen en torno a un tejido con una carga eléctrica positiva. A través del Regenerador Capacitivo, se pueden modificar reacciones bioquímicas locales, instituyendo un gradiente electroquímico inducido exteriormente.

No último en importancia, cabe destacar el efecto vehiculante que CAPENERGY produce. Este efecto es evidenciable sobre todo en el caso de que se utilicen moléculas químicas de peso molecular inferior a los 40.000 Dalton sobre base hidrosoluble.

En conclusión, de todo lo expuesto hasta el momento parece evidente que el tratamiento con CAPENERGY, trabajando en el tejido básico no específico, constituye un método con varias indicaciones clínicas.

El efecto biológico se traduce en:

  • Mejora del flujo arterioso con incremento del aporte de sustancias nutritivas y oxígeno
  • Mejora del deflujo venoso linfático con más eficiente expulsión de toxinas y catabolitos
  • Mejora del equilibrio de membrana de todas las células presentes en el área tratada (adipocitos,
  • fibroblastos, etc.)
  • Aumento del metabolismo por los factores descritos y por el incremento interno de la temperatura (ley de Van’thoff)
  • Potenciación y sinergia con principios activos que se deseen vehiculizar en la dermis y en la hipodermis.

Por todas estas razones, CIM representa, a voz de hoy, el instrumento más completo e inocuo para la recuperación de la anarquía tisular.